Grupo de voluntarios y brigadistas sanmarquinos que participan en el Sudamericano Sub-17 Lima 2019.

Alrededor de un centenar de estudiantes sanmarquinos, de diferentes facultades, participan activamente en el Sudamericano Sub-17 Lima 2019, en calidad de voluntarios y brigadistas, realizando labores de apoyo antes, durante y después de los partidos de fútbol.

La Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) también hace historia en el ámbito deportivo pues su recientemente remodelado estadio está ahora en los ojos del continente, al ser sede, por primera vez, de un importante evento futbolístico de repercusión internacional.

Jóvenes ingresan al estadio sanmarquino de forma ordenada.

En su gramado se lucen los talentos de diez países de la región, quienes, probablemente a futuro, se convertirán en grandes figuras del balompié sudamericano y mundial.

Pero la UNMSM no solo está presente en el torneo con su estadio, sino también con sus alumnos, disciplinados voluntarios y brigadistas, quienes, fecha a fecha, ponen su granito de arena para que el certamen deportivo sea todo un éxito.

Son las 4:30 de la tarde y decenas de jóvenes ingresan al estadio, en fila india, uniformados, con orden y formalidad bajo la atenta mirada de los representantes de la Conmebol. En sus pechos lucen orgullosos el escudo de la Decana de América impreso en sus polos blancos y portan también gorras granates que los distinguen, ante el público, como sanmarquinos.

Mientras los equipos salen a la cancha, jóvenes voluntarios sostienen las banderas de los países contendientes.

Previo ensayo, el grupo estudiantil está listo para cumplir sus funciones dentro del recinto sanmarquino. Se inicia el protocolo que precede al juego y las selecciones de Ecuador y Venezuela saltan a la cancha para disputar el partido inaugural del Sudamericano Sub-17.

En su recorrido hacia el centro del campo, los futbolistas aprecian los estandartes de sus respectivos países sostenidos sobriamente por los voluntarios. Metros más allá, otros de ellos hacen lo propio con banderolas de la Conmebol.

Se entonan los himnos de cada país, los jugadores posan para la foto, se hace el sorteo de cancha, el árbitro hace sonar su silbato, rueda la pelota y, al fin, rompe fuegos la esperada competencia futbolística regional, que otorga cuatro cupos al mundial de Brasil 2019. El mismo ritual precedente se repite antes de cada partido y continuará hasta el último a disputarse el 14 de abril.

Giusseppe Sarmiento da instrucciones a los voluntarios antes de ingresar al estadio de la UNMSM.

Fuera del campo, los sanmarquinos juegan su partido aparte. Doce recogebolas, con poleras verdes fosforescentes, distribuidos alrededor de la cancha, toman en serio su chamba y contribuyen a aligerar el juego devolviendo diligentemente los balones al gramado.

Asimismo, cerca de la zona técnica, se ubica un grupo inconfundible de brigadistas sanmarquinos, ya que en su enterizo uniforme azul, destacan las siglas de esta cuatricentenaria universidad: UNMSM, al igual que su emblemático escudo institucional. Ellos están prestos a intervenir, en caso la situación lo requiera, como camilleros y personal de apoyo.

Vale la pena destacar que los brigadistas están capacitados para brindar primeros auxilios y actuar, de manera oportuna y adecuada, en caso de un sismo o algún siniestro, de ahí su importante presencia en este magno evento deportivo.

Los recogebolas se ubican alrededor del campo para contribuir a aligerar el juego.

Tal como lo evidencia la transmisión televisiva oficial, en cada partido, el nombre de esta casa superior de estudios se visibiliza, a nivel nacional e internacional, a través de la desinteresada y disciplinada labor que cumplen sus estudiantes en el torneo, como voluntarios o brigadistas. ¡Felicitaciones, jóvenes!

Sobre el voluntariado sanmarquino 

El Programa de Voluntariado de la UNMSM forma parte de la Dirección General de Responsabilidad Social (DGRS), dirigida por el doctor Manuel Yampufé Cornetero. Creado en julio del año pasado, cuenta con cinco líneas de acción.

El voluntariado ambiental, voluntariado para la salud mental, voluntariado de educación sexual responsable, voluntariado de educación para la paz, y el reciente voluntariado de innovación y emprendimiento.

 

Brigadistas ensayan previo al inicio de cada partido para estar debidamente preparados.

“Como voluntariado sanmarquino institucional, con enfoque de responsabilidad social, apoyamos el Sudamericano Sub-17, que es un evento deportivo de trascendencia internacional”, sostuvo el encargado del referido programa, Giusseppe Sarmiento Peralta.

Dentro de ese enfoque, Perales Sarmiento señaló que el campeonato juvenil de fútbol representa una buena oportunidad para que los voluntarios promuevan una actividad deportiva saludable y les sirve también de preparación de cara a los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Lima 2019, en la que cientos de voluntarios sanmarquinos participarán del mismo.

“Nuestra acción se enmarca dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y los objetivos estratégicos de la Universidad”, concluyó tras anunciar que, de acuerdo a los resultados positivos obtenidos de esta experiencia, se evaluará la posibilidad de constituir un voluntariado de salud física y deporte.

Mayra Díaz (primera de la izquierda) comentó que es su primera vez como voluntaria y se mostró satisfecha con dicha experiencia.

Testimonios de voluntarios

Mayra Díaz Cadillo. Escuela Profesional de Tecnología Médica.

Aunque termino cansada, vale la pena porque es una experiencia que me ha enseñado lo que significa ser un voluntario. Es una actividad de servicio que debes hacerla sin ningún tipo de interés, sino porque te nace. Yo participo porque soy sanmarquina y quiero que la imagen de mi universidad en este sudamericano quede muy bien ante el país y el extranjero.

Evelyn Fernandez Mendoza. Facultad de Medicina de San Fernando

Estamos representando a la universidad; por eso, me siento orgullosa de contribuir a dar una buena imagen de la Decana de América en este torneo y a que el evento se desarrolle de forma óptima; sobre todo, porque internacionalmente nos están observando. Para ello, debemos actuar con profesionalismo, de modo responsable y cumplir con el protocolo asignado.

 

Evelyn Fernandez (primera de la izquierda), al igual que sus demás compañeros voluntarios, se siente orgullosa de representar a su alma máter.

Sobre la brigada sanmarquina

La Brigada Voluntaria para Emergencias de la UNMSM está conformada por estudiantes de diversas facultades, quienes participaron de un programa formativo de brigadistas de dos meses de duración.

Juan Ramos Panduro, coordinador de dicha brigada, explicó que los brigadistas recibieron capacitación, con la asistencia técnica de USAID-OFDA, en primeros auxilios, gestión de riesgo de desastres, trabajo en equipo y rescate en estructuras colapsadas de nivel liviano.

“La brigada, así como los voluntarios, le dan una visibilidad a la universidad porque ellos portan en sus uniformes los emblemas de San Marcos. Su participación en el torneo ha sido felicitada por la Federación Peruana de Fútbol y la Conmebol, por el orden y la disciplina con la que están asumiendo sus funciones”, resaltó el coordinador.

Voluntarios y brigadistas luego de cumplir con sus funciones en el torneo son felicitados por el coordinador de la Brigada Voluntaria para Emergencias de la UNMSM.

De otro lado, anunció que, a futuro, las autoridades universitarias proyectan dotar de equipamiento a las brigadas sanmarquinas consistente en uniformes, maletín de abordaje, botiquín, etc., para que sus integrantes puedan cumplir mejor su rol de brigadistas.

Por su parte, Carla Suarez Chero, estudiante de la Facultad de Educación e instructora de la brigada en el tema del trabajo en equipo, detalló que los brigadistas están capacitados para brindar primeros auxilios, ayudar a evacuar en forma adecuada y ordenada, socorrer a víctimas de accidentes por caídas, dar asistencia prehospitalaria, entre otras acciones.

“Empezamos el 2014 y poco a poco hemos ido creciendo. Ahora pensamos capacitar a alumnos de todas las facultades para que, independientemente de sus carreras, puedan realizar primeros auxilios, evacuaciones y sepan responder ante situaciones de emergencia”, adelantó la joven instructora, tras precisar que además de los aspirantes a brigadistas también se capacita a los agentes de seguridad de la universidad.