Inauguración de la capacitación, organizada por la Oficina de Calidad Académica y Acreditación de la Facultad de Medicina, fue presidida por el decano, doctor Sergio Ronceros Medrano.

La búsqueda de la acreditación como reconocimiento y progreso continuo de la calidad académica de cada una de las escuelas profesionales de la UNMSM es una acción prioritaria y fundamental de las oficinas de Calidad Académica y Acreditación de las veinte facultades. Así, en sendos talleres dirigidos ayer, 14 de marzo, por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace), los comités de calidad de la Facultad de Medicina de San Fernando recibieron una capacitación sobre el nuevo modelo de acreditación.

A través del Programa de Capacitación para Comités Internos de Acreditación, grupos seleccionados de docentes, graduados, estudiantes y personal administrativo de la citada facultad participaron de la exposición de la nueva propuesta, así como sobre los 32 estándares que aseguran su comprensión y su reformulada estructura, que incluye ya no tres sino cuatro categorías generales: gestión estratégica, formación integral, soporte institucional y resultados.

El nuevo modelo de acreditación presenta un viraje hacia estándares cualitativos y una visión de mejora continua de la educación superior.

Según los técnicos capacitadores del Sineace, dichos estándares, que comprenden aspectos cualitativos, son los únicos requisitos para que las carreras universitarias lleguen a la acreditación, cuyo objetivo es tan importante como el mantenimiento constante de la calidad educativa en cada una de ellas.

Talleres en la sede central de la Facultad de Medicina, donde los integrantes de los comités de calidad participaron activamente gracias al apoyo de la Oficina Central de Calidad Académica y Acreditación.

Al respecto, existen criterios determinantes para obtenerla, los cuales son “no logrado”, cuando existen evidencias de que no se cumple con los criterios; “logrado”, cuando hay evidencias de cumplimiento, pero a su vez la evaluación demuestra que se tienen debilidades en la solución implementada o implica un logro que puede estar en riesgo de sostenerse en el tiempo, y “logrado permanentemente”, si existen evidencias de que el cumplimiento es consistente y se mantendrá en el tiempo.

Como se sabe, actualmente San Marcos tiene tres escuelas profesionales acreditadas y un gran número de ellas se encuentran en este proceso de acuerdo con el modelo internacional al que el sistema peruano desea homologarse, para cuyo fin, y en conformidad con la nueva Ley Universitaria, se originó el nuevo modelo de acreditación, propuesto en 2016.