El A. H. Nueva Esperanza fue la principal comunidad escogida por los alumnos sanmarquinos, quienes recibieron diversas capacitaciones en diversos temas como higiene y control de natalidad.

En el marco del desarrollo del curso Extensión Universitaria y Proyección Social, alumnos del quinto año de la Escuela Profesional de Tecnología Médica de la Facultad de Medicina realizaron la entrega de 15 casas prefabricadas al A. H. Nueva Esperanza de la Municipalidad de Santa Eulalia, Provincia de Huarochirí.

Delegado del curso Ángel Castro, quien refirió la importante experiencia de organizar esta campaña, acompañado del docente, José Yampufé, y compañeros del quinto año de Tecnología Médica.

Esta comunidad shipiba, que migro de la selva peruana a la capital en busca de oportunidades, debido a la falta de un terreno propio, se asentó cerca de una quebrada seca, la cual se activó por motivo del fenómeno de El Niño costero en verano de este año, lo que trajo como consecuencia el desborde de un huaico y, por ende, daños en las precarias propiedades de dicha población.

Por esa razón, al tratarse de una zona de escasos recursos, fue escogida para que se brinde ayuda como labor de responsabilidad social por el grupo de alumnos sanmarquinos, que gestionó, con la ONG Unión de Clubes Peruanos (UDCP) de Bakersfield en California, el financiamiento de 20 000 dólares, que permitió la compra de las casas prefabricadas.

Izq.: doctora Teonila García estuvo en representación del rector. Der.: alcalde de Santa Eulalia, Abel Arteaga, agradeció la ayuda sanmarquina y de la ONG UDCP.

El docente del curso, José Manuel Yampufe Cornetero, quien el pasado viernes fue elegido para estar a cargo de la Dirección General de Responsabilidad Social, agradeció el apoyo de la ONG en esta labor, pero se mostró más contento por la capacidad de gestión de los alumnos, manifestando además que la universidad tiene como labor fundamental brindar labores de servicio a la comunidad.

Un niño de la zona muestra lo que dejó la fuerza destructora del huaico, que se llevó gran parte de una casa de adobe dejando solo su fachada.

La doctora Teonila García Zapata, asesora del Rectorado, quien estuvo en representación del rector de esta casa superior de estudios, felicitó a los estudiantes por tan loable iniciativa y les pidió, ya que están a punto de egresar, que siempre estén en contacto con las problemáticas de las comunidades y que no olviden ayudar a su prójimo cuando se encuentren ejerciendo su profesión, puesto que esto debe ser un mayor aliciente para generar un compromiso con la población más necesitada.

Delegación sanmarquina junto a pobladores beneficiarios. Al fondo, una casa prefabricada, producto de las gestiones de los alumnos con la UDCP.

En la pequeña pero significativa ceremonia, efectuada en dicho lugar, muchos pobladores beneficiados pidieron la palabra para agradecer este noble acto de los alumnos, a través de la universidad.

Durante el evento, también se llevaron a cabo campañas de concientización sobre la higiene personal, la educación sexual, entre otros. Cabe resaltar que, gracias la donación otorgada por la citada ONG, además, se logró ayudar a la comunidad de Cantagallo con cinco casas prefabricadas, tomando en cuenta que quedó sin viviendas por un incendio ocurrido en noviembre de 2016.