Daisy María Obispo planea realizar una maestría en Bioinformática.

A sus cortos 23 años, Daisy María Obispo, bachiller en Ciencias de los Alimentos de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UNMSM, ha obtenido sendos premios en diversos concursos en los que ha participado. Ella, junto con su asesor, el doctor Óscar Acosta Conchucos, representaron a la Decana de América en competiciones organizadas por la reconocida Universidad de São Paulo de Brasil. Sin embargo, sus logros no solo se centran en ello, ya que también forma parte del grupo de investigación “Genética, omicas, bioinformática y desarrollo computacional en biomedicina, farmacia, toxicología y alimentos”, conformado por aproximadamente 12 estudiantes de su facultad (tanto de pre y posgrado), así como por 6 profesores de destacada trayectoria nacional e internacional. 

Su trabajo fue seleccionado entre un total de 700 proyectos presentados por profesionales latinoamericanos.

En esta entrevista, nos cuenta que planea realizar una maestría en Bioinformática, por lo que se encuentra buscando oportunidades para tener una estancia académica en el Laboratorio de Bioinformática de la citada casa superior de estudios brasilera. Para ello, se encuentra postulando a una beca del Concytec. Sus tesis de investigación, financiadas por su facultad a través del Vicerrectorado de Investigación y Posgrado, pueden seguir obteniendo premios para resaltar las virtudes de su especialidad.

Coméntanos sobre tu participación en los concursos de investigación en los que saliste premiada.

Durante mi preparación, he trabajado en diferentes proyectos tanto en la parte alimentaria como en la genética. Uno de mis proyectos fue seleccionado para la presentación de póster académico en la II Jornada Científica Internacional en Biociencias, a cargo de Hamutay, que es una organización de profesionales que poseen maestrías y doctorados. En ella, competí con instituciones académicas nacionales e internacionales, como la Universidad de São Paulo (Brasil) y la Universidad Privada Cayetano Heredia. En este concurso obtuve el primer puesto en la sesión de póster en el área de Genética y Biología Molecular. También fui seleccionada, dentro de los 33 participantes de un total de 700 latinoamericanos inscritos, para el XXII Curso de Verano en Genética organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo. El trabajo que presenté fue muy valorado por esa institución, por lo que conseguí un reconocimiento por mi investigación del gen MTHFR (enzima que, con su variación, puede hacer que las personas reaccionen de diversas maneras a algunos alimentos).

¿Cómo nació la pasión por tu carrera y por la investigación? ¿Qué podrías resaltar de tus experiencias universitarias?

Nuestra universidad en la práctica influye bastante. Hemos conocido laboratorios de todas las áreas, tales como el de biología molecular, tecnología alimentaria, entre otros. En ellos nos formaron para poder desenvolvernos profesionalmente. Mi promoción es una de las primeras escuelas en egresar. Me llamó mucho la atención la formación íntegra que brindaban. La investigación, por su parte, me empezó a gustar durante el desarrollo de mis estudios. Así, me di cuenta que la facultad apoya mucho la investigación, y eso tratan de inculcárnoslo desde un inicio.

Junto a autoridades de la Escuela Profesional de Ciencia de los Alimentos.

Según tu punto de vista, ¿cuál es el perfil que debe tener un estudiante que desea dedicarse a la investigación?

Las personas que tienen pasión hacia la investigación requieren ciertos conocimientos en los cuales San Marcos nos ha ido formando. Desde que iniciamos las clases, solemos investigar, leer artículos y conocer la realidad para guiarnos, y así obtener resultados en nuestros proyectos. Esas iniciativas ayudan a fomentar la pasión que nos permite lograr cada uno de nuestros objetivos.

¿Cómo percibes el ámbito de la ciencia y la tecnología de los alimentos en nuestro país?

Es una nueva carrera que aún no es muy divulgada. Sin embargo, se están obteniendo resultados muy favorables. Los profesionales de esta carrera esperamos tener apoyo suficiente para que empiece a tener mayor alcance académico y poder divulgar los logros y los avances en innovación y ciencia que esta especialidad puede tener en nuestro país. Precisamente, se viene trabajando arduamente para que la escuela crezca y se haga más conocida como las demás.

También participó en la II Jornada Científica Internacional en Biociencias realizada en Brasil. 

Has tenido la posibilidad de viajar y de conocer otras realidades de diversos países en el ámbito de las ciencias de los alimentos, ¿cuáles crees que son las diferencias con Perú?

Una investigación no puede culminar en obtener resultados, también se tiene que hacer publicaciones para que dicho trabajo se dé a conocer a toda la comunidad, y que esta pueda tener acceso a un ambiente científico. Otras universidades cuentan con alumnos que, al igual que nosotros, tienen interés por las líneas de investigación. En Brasil, la diferencia está en el acceso a los equipos, considerando que allá existe un mayor nivel de tecnología en los laboratorios a nivel nacional.

Fuiste seleccionada para participar de una estancia académica y de investigación en Brasil. ¿Qué expectativas tienes?

Me encuentro buscando oportunidades, ya que tengo la opción de realizar una estancia académica y de investigación en el Laboratorio de Bioinformática de la Universidad de São Paulo. En esta institución espero obtener mayor conocimiento en las tecnologías que posee, debido a que en estos momentos no están al alcance de nosotros en Perú, pero que en un tiempo podrían darse a conocer y ser aplicadas no solo en la parte alimentaria, sino también en el área de la biomedicina.

Datos:

  • Daisy María Obispo destacó el apoyo que recibió por parte de la doctora Gladys Arias Arroyo, directora de la Escuela Profesional de Ciencias de los Alimentos; así como el de la magíster Gloria Gordillo Rocha, directora del Departamento de Bioquímica de la UNMSM.
  • Su investigación, denominada Identificación de productos cárnicos mediante evaluación del gen citocromo oxidasa subunidad I (COI), fue seleccionada para la II Jornada Científica Internacional en Biociencias realizada en Brasil.
  • El trabajo, titulado Polimorfismo C677T en el gen MTHFR y su relación con variables antropométricas, bioquímicas y dietaria en una muestra de estudiantes peruanos”, fue seleccionado entre 700 proyectos presentados para participar en el XXII Curso de Verano en Genética organizado por la Universidad de São Paulo.