La Residencia Universitaria es uno de los servicios que brinda la UNMSM, a través de la Oficina General de Bienestar Universitario, a los alumnos de escasos recursos y con los méritos académicos que los califiquen para obtener una beca de vivienda, a la cual cada año postulan miles de sanmarquinos, principalmente los que proceden del interior del país y de zonas populosas de Lima.

La convivencia de los jóvenes estudiantes ha sacado a flote su espíritu de colaboración, solidaridad y emprendimiento, por medio de una experiencia de negocios que han denominado Resimarket, una especie de tienda proveedora de productos básicos, constituida con fondos obtenidos con actividades comunitarias.

Esta acción conjunta les ha permitido formar una cadena de reciprocidad entre los residentes de la vivienda, observándose relaciones de cooperación y solidaridad mutua y poniendo en evidencia lo efectivo que resulta organizarse de manera colectiva frente a la necesidad.

A través de los ingresos obtenidos mediante esta iniciativa, los residentes pueden adquirir productos de consumo que complementan la alimentación que les brinda la universidad en el comedor universitario; así como para la obtención de otros bienes como una refrigeradora, licuadora y horno microondas.