El rector destacó la implementación del Modelo de Responsabilidad Social de San Marcos en universidades del país.

La educación básica especial, que busca favorecer el aprendizaje de los estudiantes con necesidades diferentes, respetando sus particularidades, es un área que, además del soporte del Estado, requiere el apoyo de los diversos sectores de la sociedad para su desarrollo.

Así lo ha entendido la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), que, a través de la Dirección General de Responsabilidad Social (DGRS), viene implementado el programa “Fortalecimiento multidisciplinario al equipo SAANEE del Centro de Educación Básica Especial 09 Santa Lucía”, en cuya fase inicial participan profesionales y estudiantes de siete carreras.

Este proyecto, que tiene la finalidad de responder a una necesidad de la comunidad de la educación inclusiva, busca reforzar la labor del “Servicio de atención y asesoramiento a los niños con necesidades educativas” (SAANEE) del Centro de Educación Básica Especial (CEBE) 09 Santa Lucía, en el Cercado de Lima, desarrollando acciones con profesionales y estudiantes universitarios de diversas disciplinas en su calidad de voluntarios.

Titular de la DGRS, coordinadora del SAANEE, rector  de la UNMSM y la responsable del programa de fortalecimiento.

Dicho SAANEE atiende a 14 instituciones de educación inclusiva pertenecientes a la Unidad de Gestión Educativa (UGEL 03), donde estudian, en los niveles de inicial, primaria y secundaria, 83 niños y niñas con diferentes discapacidades visual, motora o auditiva y 82 con discapacidad severa o multidiscapacidad. Así lo explicó la coordinadora del servicio, María Laura Fernández Ruiz.

“Es el primer programa de responsabilidad social con la característica de sostenible en el Perú, y en Latinoamérica según nuestros observadores internacionales”, indicó, por su parte, el director general de Responsabilidad Social, Manuel Yampufé Cornetero, durante el acto de presentación del mencionado programa, realizado el miércoles 22 de mayo en el auditorio de la Facultad de Ingeniería Electrónica y Eléctrica.

Según explicó el docente sanmarquino, la DGRS viene implementando el modelo de responsabilidad social en la UNMSM basado en tres ejes: el cambio de actitud de las personas, la sociedad y el ambiente; los que, a su vez, se desarrollan en tres etapas. En primer lugar, se ha dado a conocer a la comunidad universitaria el significado de la responsabilidad social; en la segunda etapa, está la implementación de programas, y la tercera viene a ser la sostenibilidad de los programas.

Grupo de voluntarios multidisciplinarios y autoridades de la DGRS con el niño símbolo del programa.

Al destacar que un programa resulta exitoso cuando tiene el acompañamiento de los voluntarios, el doctor Yampufé informó que actualmente se trabajan 10 programas de voluntariado, que tienen como referente un equipo conformado por un docente, un coordinador operativo y estudiantes, lo cual garantiza la sostenibilidad de los proyectos.

Avance de modelo

“San Marcos lidera la implementación de la responsabilidad social en el país y la presencia de ustedes testimonia la labor que viene haciendo nuestra universidad en la sociedad”, manifestó el rector, doctor Orestes Cachay Boza, tras señalar que el modelo de responsabilidad social se viene replicando en las diversas universidades peruanas.

En ese marco, anunció que en la reunión de universidades que se efectuará en noviembre próximo en la ciudad de Puno se hará el lanzamiento de la Red Latinoamericana de Responsabilidad Social, como resultado del trabajo que se realiza en su calidad de director para América Latina y el Caribe de Responsabilidad Social.

La niña Stephanie Samaniego Naveros deleitó a los presentes con su melodiosa voz.

La presentación del programa estuvo a cargo de la doctora María Luisa Flores, docente de la Facultad de Educación, quien resaltó que entre las acciones a cumplir se hará el acompañamiento al estudiante en el aula inclusiva y se le apoyará en sus actividades, además de gestionar el apoyo complementario. Así también, se asesorará y capacitará a los docentes y actores educativos y padres de familia.

El acto contó con la intervención artística de Stephanie Samaniego Naveros, del quinto grado del Colegio Santa Cruz, quien adolece de una discapacidad visual, y fueron presentados el niño símbolo del programa, Augusto Polanco Lescano, del quinto grado del colegio José Faustino Sánchez Carrión, y los voluntarios multidisciplinarios del primer programa de responsabilidad social de la UNMSM.