Magíster Walter Andía Valencia es docente investigador de la FII.

Desde el inicio de la etapa universitaria, los estudiantes deben incorporarse con sus docentes al proceso de generación del conocimiento para que, a medida que avanza su formación profesional, desarrollen trabajos de investigación de acuerdo a sus respectivos niveles de enseñanza-aprendizaje.

En ese marco, el Manual de investigación universitaria, del magíster Walter Andía Valencia, viene a constituirse en una herramienta importante para la investigación formativa, que brinda las pautas para el proceso de la misma, desde el inicio hasta el término de la carrera, estableciendo una distinción entre los diversos productos de investigación, como monografía, ensayo, artículo científico o paper, proyecto de investigación, trabajos aplicativos, tesinas y tesis de pre y posgrado.

“Los docentes tenemos que procurar que, cuando el alumno llegue a los últimos ciclos, haya desarrollado un conjunto de temas que le permitan un enfoque claro del trabajo de investigación para su tesis”, señaló Andía Valencia, profesor de la Facultad de Ingeniería Industrial (FII) de la UNMSM, al precisar que se debe incentivar al estudiante para que tenga participación activa en esos procesos a fin de que analice y realice una crítica a los modelos existentes y proponga nuevas formas de conocimiento.

Según indicó, se tiende a confundir los productos de investigación, que tienen menor o mayor nivel de profundidad en su análisis y en el proceso de obtener la información. Por ejemplo, la monografía viene a ser una descripción sobre algún tema, con la cual el alumno busca brindar sus cualidades de resumir y presentar de forma distinta su punto de vista.

Luego, los estudios aplicativos, como por ejemplo, la elaboración de un plan de negocios; la tesina, que es parte de un trabajo aplicativo cuyos resultados son resumidos y expuestos por el estudiante cuando termina la carrera; mientras que la tesis tiene un nivel de profundidad de análisis más amplio, con un tiempo de estudio mayor y aporta al conocimiento de la disciplina.

Por ello, explicó que el texto resalta las bondades de la investigación, el sustento y la justificación de por qué se debe investigar; además de mostrar una metodología adecuada al tipo de investigación cuantitativa que se desarrolla en las áreas de Ingeniería y Ciencias Empresariales, las cuales tienen dificultades, debido a que la mayoría de los textos están orientados a las Ciencias Sociales, Humanidades o Educación.

Motivo de la publicación es su inquietud como docente de desarrollar nuevos enfoques de modelos de su especialidad, fomentando la investigación en los estudiantes; además, porque “todo investigador tiene que convertirse en escritor para hacer visible sus trabajos y que así transciendan en el tiempo para generar conocimiento”, afirmó el profesor Walter Andía Valencia.