Sofía Rodríguez, egresada de Microbiología y Parasitología de la UNMSM, advirtió la importancia de aprender a gestionar un proyecto científico para el desarrollo de la investigación.

A mitad de agosto, se anunció que un grupo de científicos peruanos ganó el concurso internacional de investigación y exploración organizado por National Geographic (NatGeo), que financiará con 10 000 dólares un proyecto para enviar cianobacterias a la Luna y así sustentar la posibilidad de la sobrevivencia del ser humano en el espacio.

Tras la noticia, el nombre de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) nuevamente quedó en alto, ya que uno de sus egresados había sido parte fundamental para emprender dicha iniciativa, cuyo fruto enorgullece ahora a todo un país.

Se trata de Sofía Rodríguez Venturo, egresada de la Escuela Profesional de Microbiología y Parasitología de la Facultad de Ciencias Biológicas, quien, con esfuerzo y pasión en la actividad científica, en 2016, logró fundar el proyecto KillaLab, con otros dos jóvenes, gracias a su formación en esta casa superior de estudios.

Ella busca conocer más sobre la diversidad microbiana presente en los ecosistemas de alta montaña.

En una entrevista, ella habló sobre el proyecto del que forma parte, así como de la importancia de la investigación para el desarrollo de la ciencia en el Perú y su experiencia académica.

“KillaLab nació en margen al concurso Lab2Moon en el 2016. Fue una propuesta realizada por Rómulo, Ruth y mi persona. Nuestra formación en temas de exploración espacial y astrobiología fue gracias a la Sociedad Científica de Astrobiología del Perú. Por mi parte, constantemente estoy leyendo artículos científicos y enterándome sobre los últimos estudios en este campo, esto me ha ayudado a entender la problemática y a plantear posibles proyectos en búsqueda de las soluciones. Uno de ellos fue proponer, en base a los antecedentes, el uso de las cianobacterias para sustentar la vida humana en el espacio”, detalló la destacada sanmarquina.

Las expectativas de esta joven científica es poder conocer la diversidad microbiana presente en los ecosistemas de alta montaña, así como sus estrategias de supervivencia y la importancia frente al cambio climático. De igual manera, espera poder reportar nuevas especies de cianobacterias extremófilas.

El proyecto KillaLab, ganador del concurso de NatGeo, será financiado con 10 000 dólares para lograr enviar un minilaboratorio a la Luna en el 2019.

Sobre la investigación científica en el país, sostuvo que es un actividad primordial y necesaria en la sociedad, ya que contribuye a la generación de soluciones para los problemas que acontecen en los diferentes ámbitos, tales como salud, ambiente, entre otros; además del desarrollo de tecnologías.

“En el Perú, los gobiernos generalmente se olvidan en invertir en investigación, en ciencia y tecnología, sin tener en cuenta que son factores cruciales para el desarrollo económico del país”, expresó.

Para dar solución a esa problemática, aprender a gestionar un proyecto científico es primordial, y así lo entiende Sofía Rodríguez, quien indicó que, a través de ello, se asegurará un desenvolvimiento eficiente y culminación exitosa, con la enseñanza de un conocimiento base acerca de la importancia de la planificación, organización, coordinación y control de las actividades que implican los proyectos.

“Lo que rescato de mi formación en la facultad es que me brindó conocimientos bases para poder desempeñarme en cualquier área de la microbiología, y más allá de ella”, resaltó, a la vez que agradeció a los docentes sanmarquinos que la ayudaron académicamente, como la profesora Elena Quillama, con quien efectuó su primera etapa de formación en investigación.