Decano Alberto Quintana expuso los desafíos que enfrenta la facultad que preside para el 2018.

Con el firme compromiso de afrontar los desafíos académicos, en pre y posgrado, para lograr la excelencia educativa, así como reforzar la responsabilidad social, autoridades, docentes, estudiantes y personal administrativo de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM) se dieron cita ayer, 26 de marzo, para celebrar la inauguración del año académico 2018.

Realizada en el auditorio principal de citada facultad, la ceremonia fue presidida por el decano Alberto Loharte Quintana Peña, quien, en referencia de los retos de la dependencia que dirige, aseguró velar por alcanzar su calidad educativa y administrativa.

Comunidad de la Facultad de Psicología durante la ceremonia.

Al respecto, en investigación, manifestó que se continuará impulsando la labor que desarrollan los psicólogos investigadores, cuyos grupos representan la mayoría dentro de los grupos de investigación de San Marcos, además de potenciar el Centro de Responsabilidad Social y Extensión Universitaria (Cerseu).

Asimismo, sobre la calidad académica, afirmó que la facultad está en condiciones de recibir la acreditación de parte del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace), ya que mantiene un nivel óptimo en la enseñanza, la responsabilidad social y la investigación.

Sobre este último punto, mencionó que se están efectuando las gestiones para que la Revista de Investigación en Psicología reingrese a Scielo, biblioteca virtual de revistas indexadas, para lo cual se han presentado todos los requisitos.

Reconocimiento a docentes cesados.

Por otro lado, la vicedecana académica de Pregrado, Gloria Díaz Acosta, dio la bienvenida a los profesores ingresantes, de quienes —expresó— estar convencida de que contribuirán al desarrollo de la facultad, ya que muchos de ellos son exalumnos, de manera que poseen una férrea voluntad de servir a su alma máter.

“Los nuevos docentes ayudarán trabajarán en los desafíos posteriores al inminente licenciamiento de la universidad y de la enseñanza-aprendizaje, ya que fomentarán la motivación en los estudiantes, con una educación por competencias, a fin de plantear proyectos aplicables a la problemática local”, sostuvo la vicedecana.

Se premió a los dos primeros puestos de cada escuela profesional de los periodos 2015 al 2017.

Reconocimientos a docentes cesados y estudiantes

La cita sirvió de ocasión para otorgar sendos reconocimientos a docentes cesados y estudiantes que ocuparon los primeros puestos entre los años académicos 2015 y 2017, de las escuelas profesionales (EP) de Psicología y Psicología Organizacional.

Así, se rindieron homenajes a los docentes Manuel Ascención Miljanovich Castilla, Juan José Morocho Seminario, César Santos Sarria Joya y Lidia Leovigilda Sotelo López, quienes, en palabras del decano Alberto Quintana, dejan una huella ejemplar en las distintas generaciones de egresados y alumnos de la Facultad de Psicología.

Doctor Manuel Miljanovich dictó la conferencia “La reflexión filosófica como manantial constante de retroalimentación constructiva”.

Conferencia magistral

El destacado doctor Manuel Miljanovich, egresado de la otrora Facultad de Derecho y la Facultad de Educación de la UNMSM, reconocido por sus estudios en lógica aplicada a la psicología, inteligencia y en clínica sobre la violencia familiar, dictó la conferencia magistral titulada “La reflexión filosófica como manantial constante de retroalimentación constructiva”, sobre la importancia de este ejercicio vinculado con la psicología.

“La reflexión filosófica defiende que toda reflexión es racional y motiva la capacidad de avanzar constructivamente, así como sirve de elemento de apoyo para la ciencias humanas, como la psicología, ya que plantea estímulos y traza derroteros”, expresó.

En esa línea de ideas, habló sobre la influencia de la reflexión en el aprendizaje, gracias a la cual se pueden resolver dudas, enriquecer la capacidad cognitiva y contribuir a la aplicación de la ciencia, en oposición a la inconsistencia del conocimiento que debe trascenderse.