Flamantes residentes del proceso 2019 de la Beca de Vivienda.

Gracias a la Beca de Vivienda, que permite el acceso a una habitación en las instalaciones de la de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM), 67 estudiantes fueron admitidos para formar parte de dicho programa, el cual ayuda a personas que viven en precarias condiciones socioeconómicas o lugares alejados a esta institución.

Por tal motivo, los alumnos becarios recibieron una bienvenida el 12 de julio en una ceremonia realizada en el auditorio principal de la Facultad de Ciencias Administrativas, donde acudieron autoridades sanmarquinas y padres de familia.

Exresidentes participaron con sus testimonios de empeño y éxito.

Ellos serán beneficiados con una cama y colchón, una mesa de noche, un escritorio, una repisa empotrada, un estante de madera para guardar libros, materiales de estudio y un clóset de dos cuerpos; así como el acceso a lugares comunes de lectura y biblioteca.

Así lo informó el jefe de la Oficina General de Bienestar Universitario (OGBU), David Caja Guardia, quien agradeció a la nueva gestión de la universidad por haber hecho mejoras en la infraestructura, como del pabellón "B" de la residencia universitaria del campus sanmarquino, que fue remodelada.

De izq. a der.: David Caja, César Sandoval y Ela Pérez.

Resaltó que dar facilidades a los estudiantes que viven dentro de la universidad para su desarrollo académico ha permitido que actualmente expresidentes de la referida residencia ocupen cargos importantes o que, por ejemplo, dos residentes que obtuvieron los primeros puestos en sus escuelas profesionales formen parte del programa “Sanmarquinos para el Perú y el Mundo”, con el cual lograron una pasantía en la Universidad de Harvard.

Al respecto, la presidenta de la Comisión Beca de Vivienda, Ela Pérez Alva, indicó que, en la residencia, los jóvenes tendrán la posibilidad de generar una comunidad de apoyo para progresar en sus estudios y que así puedan mantener el mencionado beneficio, que anualmente ingresa a evaluación, a fin de que puedan culminar sus carreras.

Estudiantes becados hablaron sobre el significado de obtener dicho beneficio.

Por su parte, el ingeniero Cesar Sandoval Incháustegui, en representación del Rectorado, agregó que San Marcos pone a disposición de los estudiantes un gimnasaio, bibliotecas, estadio deportivo, entre otros espacios, quienes, además, reciben apoyo integral favorecidos de los servicios de alimentación (desayuno, almuerzo y cena), salud y consultorio psicológico.

Testimonios

Durante el acto, residentes y exmiembros egresados dieron sus testimonios en agradecimiento a la universidad por la oportunidad de desarrollo brindada.

Números artísticos durante la ceremonia de bienvenida a los nuevos residentes.

“Mi caso fue excepcional, ya que, si bien la Beca de Vivienda se otorga a partir del segundo año de estudios, esta me fue concedida durante mi primer año por las condiciones de escasez que presentaba, ante lo cual con esfuerzo me repuse con la ayuda de la universidad”, expresó el presidente del gremio de alumnos de la Residencia Julio C. Tello, William Vargas Moreno, estudiante del cuarto año de Educación Física.

“Cuando fui residente, habiendo llegado de Ayacucho, nunca nos tratamos de ‘compañeros’, sino de ‘hermanos’, ya que la residencia nos proporcionó casa, comida y familia. Luego, como sanmarquino, recorrí quince países e ingresé a cinco de las siete universidades francesas a las que postulé. Todo ello, con orgullo y agradecimiento a los estudios gratuitos que recibí en la primera casa superior de estudios del Perú”, manifestó Nilser Laines Medina, egresado de Tecnología Médica, en la especialidad de Radiología.

“Soy hija de madre soltera, que se sacrificó para su hija estudie en una universidad tan importante como San Marcos, que con esta beca busca ayudar a chicos con dificultades, a la cual llegué gracias a la información proporcionada en la Unidad de Bienestar de mi facultad. Así, poco a poco los que participamos del programa estamos enfocados en acabar nuestras carreras cumpliendo con un buen rendimiento académico”, señaló Ariana Contreras Enciso, estudiante de tercer ciclo de Economía Pública.