En la mesa de honor: ingeniero César Franco, doctor César Sandoval y el historiador Hugo la Rosa.

En un concurrido acto académico, artístico y cultural, la histórica Casona de San Marcos festejó su cuadringentésimo décimo segundo aniversario de creación, donde se hizo un recuento de su tradición e importante legado que representa para el Perú.

El historiador sanmarquino Hugo la Rosa tuvo a su cargo la conferencia magistral “Casona de San Marcos: historia, cultura y patrimonio”, en la que resaltó que se trata del único edificio de uso civil, de la época del Virreinato, que ha sobrevivido hasta la actualidad.

El Salón de Grados fue el escenario donde se realizó la conferencia magistral.

Al hacer un recuento de dicho recinto, señaló que en sus más de 400 años de existencia ha pasado por tres grandes periodos: el noviciado jesuita, el Convictorio de San Carlos y el periodo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Su estructura física de conventos y patios la heredó de la época del noviciado jesuita, ya que fue edificado para ser un centro religioso. Con la expulsión de los jesuitas del Perú, en 1770, pasó a llamarse Real Convictorio de San Carlos. A partir de ahí, a decir del investigador La Rosa, la historia de la Casona se fue ordenando en base a la historia de esta casa superior de estudios.

El modelo de la Universidad de Salamanca, que la UNMSM siguió, se constituía en colegios, como el Colegio Real de San Marcos, San Fernando, San Carlos, etc., el cual entró en decadencia durante el periodo de la Independencia.

El director del Museo de Arte de San Marcos, Augusto del Valle Cárdenas, inauguró la exposición “Color en los Andes”, acompañado de la artista Sonia Estrada y de autoridades sanmarquinas.

En 1855, con el presidente Ramón Castilla, se instaló el régimen facultativo, que es el que continúa vigente, y desaparecieron los colegios. Así, el Real Convictorio de San Carlos se convirtió en las tres grandes facultades de la UNMSM: Facultad de Derecho; Facultad de Matemáticas y Ciencias Naturales, y la Facultad de Letras.

En 1867, la Decana de América se instaló en la Casona, la cual se convirtió en su cuarta sede institucional. A mediados del siglo XX, se trasladó a la Ciudad Universitaria, donde funciona hoy en día.

Es preciso mencionar que, a la fecha, en el citado espacio que se encuentra en el Parque Universitario, se ubica el Centro Cultural de San Marcos (CCSM), el cual es un importante foco de cultura de Lima.

Coro Universitario de San Marcos durante su presentación.

“La Casona sigue siendo parte de la universidad, es su inspiración. Es nuestra gran cara al mundo; por eso, es importante mantener su celebración, porque así se genera conciencia, y debemos respetar este recinto como lugar sagrado para los sanmarquinos”, concluyó Hugo la Rosa.

Elenco del Centro Universitario de Folklore clausuró el evento de aniversario de la Casona.

Por su parte, el doctor César Sandoval Incháustegui, asesor del Rectorado, dijo que la Casona representa uno de los legados más valiosos e históricos del país. “Este lugar es más que un monumento, aquí se encuentra la historia viva de la Patria”, remarcó tras felicitar al director del CCSM, ingeniero César Franco Torres, y al personal que tiene a su cargo este último, por su esforzada labor de promoción y difusión de la cultura, el arte y el turismo local.

Las actividades de aniversario, inauguradas precisamente por el ingeniero Franco, incluyeron una presentación de estampas de Lima virreinal, a cargo del Teatro Universitario de San Marcos (TUSM); la presentación del Coro Universitario de San Marcos, con selecciones del Réquiem en re menor, de Mozart; la inauguración de la exposición “Color en los Andes”, de la artista plástica Sonia Estrada, y la exhibición de danzas típicas del Perú, a cargo del Centro Universitario de Folklore (CUF).