Universidad Nacional Mayor de San Marcos


Historia de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos

Fundada mediante Real Cédula, refrendada por los reyes Carlos I de España o Carlos V, emperador de Alemania, y su madre la reina Juana, dada en Valladolid, el 12 de mayo de 1551. Gracias a la iniciativa de fray Thomás de San Martín que contó con el apoyo e impulso del Cabildo de Lima que nombró como procuradores al mencionado fraile, prior de la orden regular de los dominicos asentados en Lima, y al capitán Jerónimo de Aliaga, quienes se encargaron, con éxito, de las gestiones ante la real corte. El Studio General y Real Vniversidad de la Ciudad de los Reyes (prístino nombre), el cual contaba con los mismos privilegios, franquezas y libertades que los que tenía la Universidad de Salamanca, entró en funciones, el 2 de enero de 1553, luego que en la Sala Capitular del Convento del Rosario de la Orden de los Dominicos, primera sede institucional, se diera cumplimiento oficial de la Real Cédula de fundación. Este acto contó con la concurrencia de la Real Audiencia de Lima presidida, a la sazón, por el licenciado Andrés Cianca y el enviado de la Corona D. Cosme Carrillo, primer miembro laico del cuerpo docente.

En 1571, en medio de una gran crisis institucional y subsiguiente primera gran reforma, la Universidad se mudó, después de 18 años, a los terrenos que dejara la orden de San Agustín en los que luego se fundaría el Convento de la Santísima Trinidad y parroquia de San Marcelo (segunda sede institucional). Es precisamente en este año cuando el Papa San Pío V emite la Bula, el 25 de julio de 1571, que confirmó las calidades y condiciones con las que el emperador había fundado la universidad acorde a las normas del regio patronato. Las reformas continuaron y como producto de ello, en 1574, se decide cambiar el nombre de la universidad por el de uno de los cuatro evangelistas de la iglesia. Luego de un sorteo salió elegida la advocación de San Marcos, lo que significó un cambio sustancial en el nombre de la institución universitaria, que se sumó a los diferentes títulos ya otorgados. Por consiguiente, su nombre cambió al de Real Universidad y Estudio General de San Marcos de la Ciudad de los Reyes del Perú” (o de Lima), nombre que a lo largo del tiempo sufriría varias modificaciones. Finalmente, desde 1943 hasta la actualidad, se le denomina Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Nuestra universidad también participó, activamente, en los distintos episodios históricos de la gesta emancipadora contribuyendo con la formación y participación de los principales ideólogos y precursores de la causa como: José Baquíjano y Carrillo, Vicente Morales Duárez, Toribio Rodríguez de Mendoza, entre otros. En 1821, firmó y reconoció la Independencia del Perú, además de brindar su sede principal en la que estuvo por más de 300 años, antigua Casa de probación para jóvenes mestizas de San Juan de la Penitencia (tercera sede), para la instalación de la Asamblea Constituyente de 1822 convocado por el Protector José de San Martín. También actuó en la defensa de la patria ante los ataques españoles que pretendían recuperar las antiguas posesiones coloniales y cuyo principal héroe fue el sanmarquino José Gálvez (2 de mayo de 1866). Tampoco fue ajena a los hechos acaecidos en la infausta guerra con Chile, en la cual se vio afectada al perder importantes bienes (libros y laboratorios), así como la vida de muchos valerosos sanmarquinos en las distintas batallas.

En nuestra historia contemporánea su participación ha sido vital para el desarrollo de la educación universitaria como lo fue en los primeros años del siglo XX, en medio de la Reforma Universitaria, donde se erigió y destacó la incólume figura de Raúl Porras Barrenechea junto a Luis Alberto Sánchez, Jorge Basadre y muchos más. Así mismo, ha sido centro de debate para diferentes corrientes de pensamiento y de resistencia ante los embates de la insania terrorista que atentaron contra el Estado y el desarrollo de la educación a finales de los ochenta. Situación que no mermó el espíritu sanmarquino que, el 2010, se vio enaltecido con el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura a un insigne sanmarquino, Mario Vargas Llosa.

A la luz de la historia en sus cuatro siglos de existencia, el protagonismo inequívoco de la universidad más universal de todas, la Decana de América, se destaca per se. Cuya participación continúa, activa y vigente, a través de la formación constante de profesionales en las distintas ramas académicas siendo principal objetivo: el construir los mejores derroteros para el desarrollo de nuestro país en pro y beneficio de todos.

Facultades sanmarquinas

La Universidad inició funciones el 2 de enero de 1553 en la sala capitular del Convento del Rosario de la Orden de los Dominicos, con la concurrencia de la Real Audiencia presidida por el licenciado Andrés Cianca y el enviado de la Corona D. Cosme Carrillo, primer miembro laico del cuerpo docente.

Durante la época virreinal las Facultades fueron cinco. En el período republicano, hasta 1969 llegaron a diez. Al inaugurarse los estudios de la Universidad sus asignaturas iniciales correspondían a las Facultades de Teología y Arte.

Con la incorporación de graduados en Derecho aparece la Facultad de Cánones. Luego se crea la Facultad de Leyes. La Facultad de Medicina funcionó en el siglo XVII. Con el Reglamento de Instrucción Pública de 1850 surgen dos Facultades efímeras: Matemáticas y Ciencias Naturales, las cuales fueron unificadas en 1862 bajo el nombre de Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas, y posteriormente en 1876 toma el nombre de Facultad de Ciencias.

En este año también se crea la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales. Es así que en el siglo XIX, San Marcos tenía seis Facultades: Teología, Letras, Derecho, Medicina, Ciencias Políticas y Administrativas, y la Facultad de Ciencias.

En el siglo XX fueron organizadas cinco nuevas Facultades, cuatro en el área de Ciencias: Farmacia y Bioquímica, Odontología, Medicina Veterinaria, Química y Educación en el área de Humanidades. La de Teología adquirió un régimen distinto en 1935 y dejó de formar parte de San Marcos. En consecuencia, en 1969 solo existían tres Facultades que procedían de la época colonial: Letras y Ciencias Humanas (antes Facultad de Artes), Derecho (Leyes y Cánones) y Medicina.

A partir del siglo XX, con la especialización del conocimiento, muchas carreras se independizaron y motivaron la creación de diversas Facultades, al punto que actualmente la Decana de América cuenta con 62 carreras (correspondientes a cinco áreas académicas) distribuidas en 20 Facultades.

En este año también se crea la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales. Es así que en el siglo XIX, San Marcos tenía seis Facultades: Teología, Letras, Derecho, Medicina, Ciencias Políticas y Administrativas, y la Facultad de Ciencias.

En este año también se crea la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales. Es así que en el siglo XIX, San Marcos tenía seis Facultades: Teología, Letras, Derecho, Medicina, Ciencias Políticas y Administrativas, y la Facultad de Ciencias.

  1. Facultad de Letras y Ciencias Humanas
  2. Facultad de Derecho y Ciencia Política
  3. Facultad de Medicina
  4. Facultad de Farmacia y Bioquímica
  5. Facultad de Odontología
  6. Facultad de Educación
  7. Facultad de Química e Ingeniería Química
  8. Facultad de Medicina Veterinaria
  9. Facultad de Ciencias Administrativas
  10. Facultad de Ciencias Biológicas
  11. Facultad de Ciencias Contables
  12. Facultad de Ciencias Económicas
  13. Facultad de Ciencias Físicas
  14. Facultad de Ciencias Matemáticas
  15. Facultad de Ciencias Sociales
  16. Facultad de Ingeniería Geológica, Minera, Metalúrgica y Geográfica
  17. Facultad de Ingeniería Industrial
  18. Facultad de Psicología
  19. Facultad de Ingeniería Electrónica y Eléctrica
  20. Facultad de Ingeniería de Sistemas e Informática

El origen de una Facultad muchas veces surge de cursos que integraban la currícula de profesiones que con el paso del tiempo han ido diversificando su conocimiento y especializándolo, como ya se dijo, al punto de que empezaron a cobrar por sí propios un peso gravitante que determinó su autonomía, ya sea integrándose en un primer momento en Departamentos académicos o en Institutos.

La Facultad de Letras y Ciencias Humanas (FLCH) no es sino la continuidad de lo que fuera la Facultad de Teología y de Artes, fundada en 1553. En ese sentido, desde el punto de vista histórico la Facultad de Letras y Ciencias Humanas aparece como la más antigua Facultad de la Universidad de San Marcos y, en consecuencia, de América. Le siguen en antigüedad, las Facultades de Derecho (1571), y de Medicina (1634), primacía cronológica que debe ser oficialmente reconocida y respetada en todos los actos universitarios de San Marcos.

Un ejemplo de cómo la preponderancia social determina la independización de determinados programas o departamentos se da, precisamente, en la FLCH. Así, hasta 1946, la sección pedagógica formaba parte de la Facultad de Letras y Pedagogía, luego se independizaría y se crearía la Facultad de Educación. Asimismo, en 1954 se crea la Sección de Psicología de la FLCH y para 1988 se crea la Facultad de Psicología, la cual actualmente cuenta con un moderno pabellón separado de la FLCH y ubicado en la Ciudad Universitaria.

Otro tanto se puede decir de la Facultad de Ciencias Sociales, que se crea tomando como base la Dirección de Programas de Ciencias Sociales, perteneciente a Letras. La actual carrera de Antropología, por ejemplo, tiene su antecedente en el Instituto de Etnología de la FLCH.

La Facultad de Farmacia y Bioquímica tiene sus orígenes en la creación del Protoboticario en 1808 y la inclusión de la enseñanza de Farmacia en el cuadro sinóptico del plan de estudios del colegio de Medicina, Farmacia y Cirugía. En 1931 se crea la escuela de Farmacia, que originaría en 1943 la Facultad de Farmacia y Bioquímica.

Otro antecedente interesante es el caso la Facultad de Ciencias Políticas y Administrativas, creada en 1875 como parte del proceso de modernización del gobierno de Don Manuel Pardo (1872-1876). El propósito de la creación de la referida Facultad era la formación de funcionarios para la administración pública y la diplomacia. Sin embargo, en 1928, la Facultad de Ciencias Económicas reemplazó a la anterior Facultad de Ciencias Políticas y Administrativas. En 1980, se produce la separación de los Programas y Departamentos de Contabilidad y Administración y en 1984 se crea la actual Facultad de Ciencias Administrativas.

A la Facultad de Ciencias Económicas pertenecía el Instituto Superior de Ciencias Contables, creado en 1936, en donde se formaron los primeros contadores públicos de Lima. Luego de varias reformas curriculares y reestructuraciones de las áreas de estudio, en 1984 se crea la Facultad de Ciencias Contables.

En cuanto a las ingenierías y ciencias básicas, en 1983 se aprueba la creación de las 17 Facultades que dieron origen a una nueva etapa histórica en San Marcos, de donde nacería la Facultad de Geología, Minas, Metalúrgica, Ciencias Geográficas y Mecánica de Fluidos.

En 1991, a pedido del Consejo de Facultad, la Asamblea Universitaria reestructura la conformación de la Facultad y la Escuela Académico Profesional de Mecánica de Fluidos pasa a integrar a la Facultad de Ciencias Físicas. En el año 1995, la Escuela de Geología se fusiona con la de Ingeniería Geológica y la de Ciencias Geográficas, y es a partir de entonces que la nueva denominación es Facultad de Ingeniería Geológica, Minera, Metalúrgica y Geográfica.

Una Facultad que ha mantenido su preeminencia académica y autonomía sin muchos sobresaltos es la de Ciencias Matemáticas, la cual inicia su funcionamiento en el año 1850. En 1862 se le denominó Facultad de Ciencias Naturales y Matemáticas, posteriormente en 1876 toma el nombre de Facultad de Ciencias. Hoy en día se le denomina Facultad de Ciencias Matemáticas.

Otra carrera que con el paso del tiempo adquirió tal grado de especialización que hubo de independizarse fue Ingeniería Industrial: al promulgarse el Estatuto de la Universidad, en setiembre de 1984, el Programa Académico de Ingeniería Industrial se convierte en la Escuela Académico Profesional de Ingeniería Industrial integrando la Facultad de Ingeniería Industrial e Ingeniería Electrónica. Para diciembre de 1988, la Asamblea Universitaria considera conveniente darle autonomía creándose de esta manera la Facultad de Ingeniería Industrial.

Y para terminar este rápido recuento de Facultades creadas sobre la base de instituciones o departamentos, cabe hacer mención, nuevamente, a la que fuera, en el siglo XIX, la Facultad de Matemáticas y Ciencias Naturales, cuyo plan de estudios incluía, entre otras materias de enseñanza, a la cátedra de Historia Natural, que tuvo como primer docente nada menos que a Antonio Raimondi Dell'Acqua quien fuera también el primer decano de la Facultad de Ciencias.

Andando el tiempo, hubo una notable reforma en los Programas de Estudio de Ciencias Biológicas, cuyos biólogos egresaban de la Facultad de Ciencias. La Escuela Instituto de Ciencias Biológicas tuvo vigencia hasta octubre de 1968, año en que se instituyeron en la universidad los Programas Académicos y Departamentos Académicos. Por fin, en 1984 se crea la Facultad de Ciencias Biológicas.

La Universidad Nacional Mayor de San Marcos es la única de América que presenta una continuidad ininterrumpida. Desde su inicio con el rector Fray Juan Bautista de la Roca hasta nuestros días, han guiado su destino 213 rectores.

En los claustros sanmarquinos se han formado muchas de las figuras más notables del arte, ciencia y política del Perú y América, y de sus aulas han egresado la mayoría de profesionales y estudiosos que prestan sus servicios en las principales universidades, así como en empresas e instituciones nacionales y extranjeras.

La Universidad ha transitado, desde su fundación, por cinco diferentes locales: tres durante el siglo XVI: Convento de Nuestra Señora del Rosario de la Orden de los Dominicos, a extramuros en la parte de San Marcelo, donde poco antes había funcionado el Convento de la Orden de San Agustín, y en 1575 en la primitiva Plaza del Estanque, después llamada de la Inquisición, actual local del Congreso.

En la segunda mitad del siglo XIX se trasladó al local del antiguo Convictorio de San Carlos (Parque Universitario) durante el gobierno de Manuel Pardo y, en la actualidad, ocupa la Ciudad Universitaria ubicada entre la Avenida Venezuela y la Avenida Universitaria, Cercado de Lima.

Sobre Estatuto 1928